Propuesta de Fisuras en Festival Sitio. Artes en el espacio privado.

Dentro del espacio de SOLAR en la calle Suárez Guerra nº15, propiedad del arquitecto y fotógrafo Carlos Schwartz, se desarrolla una de la líneas del Festival Sitio. Artes en el espacio privado. Esto es el desarrollo de la convocatoria Fisuras dirigida a artistas e historiadores del arte y que tiene como finalidad fomentar el desarrollo plástico de nuevos artistas, así como las herramientas teóricas de nuevos comisarios y gestores. El propósito es generar una red de comunicación entre dos disciplinas tan conectadas como lo son Bellas Artes e Historia del Arte.

Fisuras cubre esa separación que se detecta y que conlleva un aislamiento profesional proponiendo un modelo de trabajo horizontal en el que tanto artistas como historiadores planifiquen un proyecto expositivo y se den conexiones profesionales y personales. El grupo de trabajo está conformado por los artistas: Daniel de la Guardia, Racso zechnas, Esteban Amador y Patricia Fernández Antón, que trabajarán con los historiadores: Alejandro Rodríguez, Cristina Brito, Cristian Marrero y Carolina García. También se han sumado a esta iniciativa como ayudantes a la organización del Festival Noelia Rodríguez y Sara Garsía.

El taller previo al montaje de la exposición, coordinado por Dalia de la Rosa, será el momento idóneo para que entren en contacto este grupo de alumnos de la ULL a los que se les reta con crear un proyecto conectado con la ciudad, con el peculiar espacio de Solar y con el carácter multidisciplinar de un Festival, dirigido por Lola Barrena, que acogerá Santa Cruz  de Tenerife los días 16-19 de octubre.

Primer encuentro de Fisuras.

El lunes 8 de septiembre ha tenido lugar la primera toma de contacto de los seleccionados de la convocatoria Fisuras. Ha sido un día para conocerse, hablar de la dinámica de trabajo y compartir puntos de vista.

 

 

Taller y encuentros en Fisuras.

El proyecto Fisuras continúa desarrollándose dentro de Solar. El taller que se organizó como forma de empezar un contacto que, desde Festival Sitio. Artes en el espacio privado se tenía como necesario entre alumnos de Bellas Artes e Historia del Arte, ha tenido una acogida tal por parte de ellos que se han incrementado las ganas de trabajar. Esta apuesta por poner en relación dos disciplinas tan conectadas es lo que más motiva a los chicos que conforman el grupo de Fisuras y de ahí parten para elaborar un proyecto expositivo que se encuentra en fase de producción tanto de obra como de desarrollo teórico.
Todo este avance no habría sido posible sin la colaboración de los invitados al taller, tales como Lola Barrena que amplió el campo de acción habitual hacia formas de desarrollo de proyectos expositivos conectados con la ciudadanía, Dea Woon Kang que como artista compartió sus procesos creativos en espacios que como Solar tienen unas condiciones particulares, o la visita que recibimos ayer de Dailo Barco cuya visión sociológica y documentalista ayudó a parte del equipo en la concepción de una de las intervenciones que se darán en el proyecto final.
Los artistas Daniel de la Guardia, Esteban Amador, Patricia Fernández Antón y Racso Zechnas han incluido en sus procesos a los historiadores Carolina García, Cristina Brito, Cristian Marrero y Alex Leto. Pero lo más enriquecedor de todo esto es que ellos como equipo comparten con personas interesadas en ver este desarrollo desde dentro, Sara Garsía y Noelia Rodríguez.
Desde Solar gracias a todos, especialmente a Carlos Schwartz que sigue confiando en un proyecto que no sólo genera acciones sino que colabora con otros proyectos. Un auténtico lujo partir de este espacio y albergar el proyecto Fisuras.

A seguir con el trabajo!

 

Fisuras un proyecto expositivo.

portada fisuras

Como resultado del Taller Fisuras, posterior a la selección del los ocho alumnos de la ULL, el día 16 de octubre se inaugura «Fisuras», ahora convertido en proyecto expositivo dentro del Festival Sitio. Artes en el espacio privado. SOLAR forma parte del programa del festival acogiendo esta exposición que cuenta con los artistas Daniel de la Guardia, Patricia Fernández Antón, Racso Zehcnas y Esteban Amador, y los historiadores del arte Carolina García Reyes, Cristina Brito, Alex Leto y Cristian Marrero. Así mismo se ha contado con la ayuda de Sara Garsía y Noelia Rodríguez. 

Con una línea conceptual basada es la propia fisura. A través de éste término que escogen como forma de dar cabida a la experiencia del trabajo en común, parten de la brecha que les separa y que ven más allá de sí mismos. Fisuras como origen del distanciamiento tanto profesional como sociológico y cultural, que infunde un caos relacional. El trabajo real ahora se torna resistencia necesaria por parte de este equipo de artistas e historiadores que realizan el ejercicio de posicionarse en la línea fronteriza de esa fisura que comparten como propia para establecer nuevas conexiones y un juego de tensiones entre ellos mismos, el espectador y el espacio que les alberga.

Todo parte de un proceso de producción y montaje en el que la participación de todos es fundamental, las obras se conciben de una forma colectiva, es decir con un montaje que relaciona las piezas de todos los artistas,  y se ve nutrido con la aportación del texto elaborado por los historiadores que contiene las ideas vertidas en el taller y al que le dan forma.

 

Fisuras. Espacio de reflexión. De la convocatoria al proyecto.

“Fascinante puede ser la construcción de un puente.”

Georg Gugelberger

Festival Sitio. Artes en el espacio privado ha apostado por un proyecto que, desde sus inicios, vio como necesario para establecer un nexo entre dos ramas universitarias tan afines como lo son Historia del Arte y Bellas Artes.

Fisuras es el resultado de esa unión, dando nombre tanto a la convocatoria que se lanzó para estudiantes de la Universidad de La Laguna (Tenerife) como al proyecto expositivo que se derivó del encuentro entre artistas e historiadores. La lógica de esta propuesta era auspiciar el contacto entre ambos, lo que posibilitó no sólo mostrar a la rama de historia del arte que hay más usos profesionales de sus conocimientos —y que es posible conocer el contexto del arte local de primera mano—, como a los artistas que se puede generar un equipo multidisciplinar en torno a un proyecto expositivo.

El espacio elegido tanto para el taller previo como para el montaje de la exposición fue el solar de la calle Suárez Guerra nº 15 de Santa Cruz de Tenerife, en el que se ha desarrollado el proyecto SOLAR ­—actualmente constituido como asociación cultural—. Tras el cierre de la convocatoria el equipo de trabajo se conformó con los artistas Esteban Amador, Daniel de la Guardia, Patricia Fernández Antón y Racso Zehcnas, los historiadores del arte Carolina García Reyes, Alex Leto, Cristina Alonso Brito y Cristian Marrero Brito y las ayudantes Sara Garsía y Noelia Rodríguez. Este quipo, en el plazo de un mes, llevó a cabo un proyecto expositivo desde sus inicios, desde el concepto a partir del cual trabajar hasta la producción y montaje posterior.

El objetivo de Fisuras no era generar una exposición al uso, la importancia residía en el taller en el que depositaron sus conocimientos colaboradores tan importantes como Lola Barrena, Dea Woon Kang, Dailo Barco, Estíbaliz Pérez y Gilberto González que con sus aportaciones dieron al taller un recorrido rápido y efectivo en torno a las etapas de creación de una exposición y su adecuación al espacio. Por lo tanto, si Fisuras como exposición tiene una efectividad formal es gracias a la implicación de estos profesionales, al apoyo en montaje de Patricia Vara y al trabajo duro del equipo.

La responsabilidad de construir desde cero hizo partícipe a todos los miembros en cada uno de los procesos, salvo en la cuestión de la producción de obra de la que se encargaron los artistas y del texto de comisariado escrito a cuatro manos por los historiadores del arte, pero en ambos caso siempre poniendo en común los avances. Esta forma de trabajar trataba de potenciar las relaciones personales y crear nuevas conexiones con la premisa de establecer a lo largo de los años un tejido cultural más diverso en la isla. Esto quiere decir que desde la coordinación de este proyecto y la dirección del Festival Sitio se ve como necesario perpetuar Fisuras como una forma de despojar de rarezas y contrasentidos las relaciones tan ricas que se pueden establecer entre ambos campos profesionales desde la etapa universitaria.

Tras la inauguración se diseñó en el marco del Festival, un encuentro en forma de Conversaciones para exponer de forma pública el trabajo acometido. Para ello se contactó con las universidades de Historia del Arte y Bellas Artes y los propios miembros del equipo presentaron el proyecto en aulas de las facultades con la finalidad de producir un encuentro entre Fisuras, alumnos y profesores de ambas facultades. La enseñanza de esta acción para el equipo fue darse cuenta de que hay mucho por hacer, de que el propio interés por lo que nos rodea es lo que posibilita el crecimiento personal y profesional y que desde el diálogo y las relaciones personales se pueden conectar proyectos e inquietudes. Por lo que en este encuentro surgieron preguntas por parte de los asistentes y por los propios historiadores y artistas que a partir del trabajo en conjunto se cuestionaron de forma más profunda el porqué de una separación profesional, y convinieron como positiva la riqueza del puente que  ellos mismos trazaron entre ambos.

Todo ese enriquecimiento traspasa los márgenes de la autorreflexión para convertir el festival en un espacio de celebración de la cultura en contacto con la ciudadanía, y Fisuras es la materialización pura de esto, mediante una intervención anónima y respetuosa que entendió el nexo entre lo público y lo privado. Una acción entre lo social y lo artístico que demuestra que exponer de forma libre, sin muros, potencia formas de comunicación que son la prueba del entendimiento entre las ideas del Festival Sitio y los lugares privados donde se desarrolló.

Fisuras se diseñó para los cuatro días del festival pero tanto trabajo es necesario seguir mostrándolo durante más tiempo. Así este proyecto pasa a formar parte del cuidado de Solar. Acción cultural. Sociedad-Lugar-Arte y de los artistas e historiadores que gracias al Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz pudieron producir una exposición que no sólo ha resistido el embate de la lluvia del pasado domingo 19 de octubre, si no que se ha adaptado a las circunstancias y se ha regenerado con la intención de seguir compartiendo espacio con la ciudadanía desde un lugar privado brindado a lo público. Tras cerrar unos días para habilitar las obras se ha vuelto a abrir con una nueva disposición, ahora Fisuras y sus puentes reflexivos podrá visitarse hasta el 30 de noviembre.

Coordinación: Dalia de la Rosa.

El equipo de Fisuras lo componen los artistas Esteban Amador, Daniel de la Guardia, Patricia Fernández Antón y Racso Zehcnas, los historiadores del arte Carolina García Reyes, Alex Leto, Cristina Alonso Brito y Cristian Marrero Brito y las ayudantes Sara Garsía y Noelia Rodríguez.

no images were found