Islario. Confluencias artísticas y derivas geográficas.

Islario.

Pensar la isla como norte, sur, este y oeste, paralelo y meridiano de situación, perteneciente a un país, a algunas horas de vuelo desde cualquier lugar o como espacio estratégico, es situar la coordenada de un micromundo que se acaba en lo geográficamente visible, pero que se extiende por debajo del mar hasta encontrar otra por donde salir; emerge y va recorriendo el mundo. No es la misma, nunca es igual y aún así, se parecen unas a otras.

En ese pedazo de tierra rodeado por agua las consecuencias de la entrada y de la salida no son las mismas: lo que se introduce se queda, lo que se genera trasciende hacia el exterior. Así se van colocando capas sucesivas de intercambios que caminan transversalmente los discursos y las ideas, que se construyen de la misma manera que en los puzles tridimensionales. Entonces, el pensamiento sobresale y se significa, y no siempre lo hace de igual forma o altura. Sin embargo, a pesar de que cada territorio tiene su propias topografías, la condición de isla es común.

La tierra se acaba, lo sólido se desvanece. Islario se presenta como el mar que une todas las islas, donde los límites se licúan y se generan corrientes; un proyecto de ida y vuelta, un vaivén de discursos y un espacio para la creación de monstruos y criaturas a través del intercambio de conocimientos y escamas artísticas.

Islario. Confluencias artísticas y derivas geográficas es un programa de residencias que pone en relación a artistas de Tenerife con artistas de Puerto Rico, con el fin de generar proyectos conjuntos regidos por ese quehacer común que supone el hecho geográfico de la isla. Una suerte de verosimilitud y extrañamiento compartido, de transición hacia lo anfibio, líquido y fluido.

La poesía, la música, la danza y la vídeocreación de ambas latitudes se unen para crear nuevos discursos o, mejor, discursos complementarios: de las partes al todo, del lugar al lenguaje. Acción y reacción en un juego de dos en dos que multiplica las posibilidades creativas.

Antecedentes.

Tras la experiencia de Solar en el programa de residencias de El Ranchito (Matadero Madrid – Beta Local Puerto Rico, AECID), a través de un proceso de investigación basado en la búsqueda de agentes culturales, una de las consecuencias fue la detección de puntos de unión entre los modos y prácticas del contexto de Puerto Rico y Tenerife.

Las afinidades entre las iniciativas portorriqueñas y la actividad de Solar,  se basan en  la preocupación por generar ciudad y ciudadanía, con especial interés en hacerlo mediante el urbanismo y el paisaje urbano. Así, encontramos desde colectivos, artistas e investigadores/comisarios que, transversalmente, sugieren la activación de espacios en desuso en colaboración con la comunidad, hasta otros que con la práctica artística proporcionan sutilmente cambios sociales y culturales.

Este proyecto que desarrollamos a continuación parte de dos sensibilidades afines, constituidas por la compresión del territorio insular; dos entornos equidistantes que poseen una percepción diferente del espacio, del tiempo y de la geografía. Con la necesidad de compartir lo identitario a través del paisaje se pretende propiciar conexiones entre agentes artísticos de Puerto Rico y de Tenerife para desarrollar acciones que reactiven un nuevo espacio social y, sobre todo, un nuevo espacio artístico.

Islario se basa en el concepto de residencia para su desarrollo. Una forma de convivencia en el que la estancia es tratada como un destino, una traslación territorial para compartir modos y prácticas culturales. La importancia de este proyecto es conectar a artistas que, en espacios bien diferenciados y con realidades sociales distintas, trabajan con los mismos preceptos: el entorno como motor y la ciudadanía como receptor de las prácticas individuales. Por lo tanto, cada residencia está estructurada como la unión de un o una profesional portorriqueño con uno o una local, es decir, una forma de contaminación beneficiosa para ambos y,  sobre todo, para el contexto de Canarias.

Desarrollo.

Islario. Confluencias artísticas y derivas geográficas se desarrolla en cuatro fases simultáneas que se corresponden con las cuatro residencias artísticas con una duración de quince días en la que los y las artistas trabajarán por parejas (uno proveniente de Puerto Rico con un artista local) sobre distintas disciplinas:

 

Tenerife Puerto Rico Residencia
Sonido Panki Rodríguez Joel Rodríguez 16 jul – 2 ago 2017
Danza Carlota Mantecón Nibia Pastrana 16 jul – 2 ago 2017
Poesía Paco León Pablo Guardiola 16 jul – 2 ago 2017
Vídeo Dailo Barco Sofía Gallisa 16 jul – 2 ago 2017

 

Independientemente del resultado obtenido, se realizará un encuentro con los y las artistas con el fin de exponer el proceso de trabajo.

El conjunto del proyecto de Islario será publicado a través de la web de Solar. Acción Cultural y una publicación física.