Habitación para la noche, José Herrera

En la calle San Lucas, número 25, de Santa Cruz de Tenerife, se encuentra al paso cotidiano la intervención Habitación para la noche, de José Herrera. El espacio se define en términos de coordenadas y categorías subjetivas que funcionan como catalizadores entre los individuos y sus afectos, y de él emanan la conjunción de palabras como habitación y hábitat. En Habitación para la noche, José Herrera se dispone a habitar con honestidad, alejando el afuera para trabajar desde el interior a partir del núcleo mismo, de la construcción primigenia o del abrigo para salir a un exterior de verdad, de arte como verdad.

El lugar como el espacio, la naturaleza como un a priori y la verdad como sentencia discurren entrelazadas entre una habitación y otra, a través de sonidos secos, rotundos, que proyectan un vacío fértil.

(Fotografías: Alberto Reverón)

José Herrera (Tenerife, 1956). Su proceso estético se basa en la utilización y construcción de formas simples, expresando ideas neo-conceptuales. En sus instalaciones de estructuras mínimas, el espacio es determinante y  encuentra en la pared y en el plano, los puntos de referencia, en los cuales organiza sus estructuras. Este artista de lenguaje minimalista, puede en un mismo gesto negar e imponer su obra.

La obra de José Herrera se encuentra en las colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. Fundación la Caixa, Barcelona. Banco de España, Madrid. Museo Patio Herreriano, Valladolid. CAAM, Centro Atlántico de Arte Moderno las Palmas de Gran Canaria. TEA, Tenerife Espacio de las Artes,  entre otros.